El hogar, la oficina, la familia y las actividades del día a día dejan poco tiempo para alimentarse de manera saludable. Es importante que antes de cualquier cambio de régimen alimenticio lo consultes con un nutriólogo, el cual deberá de realizar una valoración y dará las mejores recomendaciones ya que cada cuerpo es diferente y las calorías que se consumen son distintas por cada estilo de vida.

Te recomendamos tener una dieta con frutas y verduras, evitando refresco, comida chatarra, realizar 6 comidas al día y tomar mucha agua. De esta manera tu organismo trabajará constantemente acelerando el metabolismo.

Toma tiempo para comer y darte un espacio para ti mismo, esto influye en el bienestar psicológico ya que al no darte el tiempo necesario se genera una carga de presión, afectando al sistema nervioso, provocando ansiedad de comer, perjudicando el balance alimenticio.

Visítanos y luce, ¡Como te quieres ver!